UNA GRAN AYUDA PARA CUALQUIER TIPO DE REFORMA U OBRA NUEVA

Cualquier obra que queramos iniciar en nuestra casa, comunidad o propiedad, puede acabar siendo desde una pesadilla hasta una maravillosa experiencia. Esto último no es del todo imposible siempre que nos rodeemos de los profesionales adecuados.

 

Éste es el gran objetivo de nuestra empresa.

 

Sobre todo ayudar a nuestros futuros clientes a que no se equivoquen en el momento de contratar una obra, y que obtengan un resultado incluso mejor del que hubieran imaginado.

¿QUÉ SUELE OCURRIR CUANDO QUEREMOS EMPEZAR UNA OBRA?

 

 

Para la mayoría de las personas, una obra en su vivienda o comunidad de vecinos es un hecho que no se produce más que unas pocas veces en su vida. No es algo tan habitual como comprar alimentos o ropa, por lo que no podemos tener la misma experiencia a la hora de elegir un profesional que nos haga el trabajo que deseamos.

 

La mayoría de los que quieren contratar una obra comienzan informándose por medio de amigos, vecinos, etc, lo que está muy bien, pero se deben tener en algunos factores:

 

-      No existen dos obras iguales.

-      Es un desembolso muy importante para una familia, que no podemos dejar en manos de cualquiera solo por referencias de otros.

-      Un constructor o albañil por sí solo no puede acertar en muchos casos con las necesidades del propietario o promotor de la obra sin un estudio previo, y podemos caer en la trampa de realizar la obra que a ellos les interesa, y no lo que nosotros queremos.

-      Existe mucho intrusismo en el mundo de la construcción debido a la gran desmesura vivida en los años anteriores, lo que ha dejado muchas empresas no capacitadas que se aprovechan precisamente del desconocimiento del cliente, al ser en muchos casos la primera vez que hace una obra.

 

 

 

 

ERRORES MÁS FRECUENTES

El error más habitual en un cliente particular o comunidad de vecinos suele ser solicitar varios presupuestos a distintas empresas sobre la obra que se quiere realizar.

 

A pesar de exigirlo en muchos casos la legislación vigente, esto se hace sin tener un proyecto o memoria en el que se define la obra a realizar.

 

En consecuencia, cada constructor o albañil presupuestará lo que a su entender crea que necesita el cliente, o en muchos casos lo que su propio interés le lleve a proponer.

 

De esta forma será imposible comparar los presupuestos solicitados, pues los distintos presupuestos podrán tener diferencias en cuanto a materiales empleados, forma de colocarlos, etc, y en muchos casos no quedarán reflejadas muchas características en el presupuesto.

 

Otros errores pasan por no comprobar la solvencia de las empresas, su capacidad o conocimientos, o incluso su legalidad.

 

Por estas razones, para la mayoría de las obras que realicemos debemos contratar primero los servicios de una oficina técnica o un técnico.

 

 

¿POR DÓNDE EMPEZAR?

Lo primero que pensamos es que contratar a un técnico es encarecer la obra: nada más lejos de la realidad.

 

Además de que en muchos casos la legislación (ayuntamientos, etc) exige la presencia de un técnico competente, éste puede hacer que la obra sea más económica, compensando así el desembolso hecho al contratarle, y además obtendremos estas otras ventajas:

 

- Planificación de la obra antes de solicitar presupuestos: se recogerán las necesidades del propietario de forma que la obra se adapte a su presupuesto, finalidad para la que se va a emplear y gustos.

 

- Solicitud de varios presupuestos a los constructores: con un único proyecto o memoria en los que se definen exactamente los trabajos, las calidades y la forma de llevarlos a cabo, se solicitará a tantos constructores como desee el propietario.

 

- Revisión de la normativa vigente por el técnico: para evitar que iniciemos un trabajo que no esté permitido por el ayuntamiento, o que pueda ser paralizado por los vecinos.

 

- Ayuda para escoger el constructor o gremio que mejor pueda realizar la obra

 

- Organización de los trabajos previos y posteriores a la obra : trámites burocráticos como solicitar licencia de obras, solicitar subvenciones e informarse sobre la posibilidad de acceder a las mismas, y tramitar el final de las obras, comunicándolo al ayuntamiento y acompañando al inspector municipal a la revisión de la obra terminada.

 

- Vigilancia y dirección de los trabajos: el técnico debe ser quien controle que la obra se está llevando a cabo según las indicaciones previstas por parte del constructor, controlando materiales, forma de colocarlos y evitando cualquier peligro para los obreros como para los usuarios del edificio en caso de reformas.

 

 

¿ LE INTERESA AMPLIAR INFORMACIÓN SIN COMPROMISO?

 

Si tras leer las líneas anteriores está de acuerdo con nuestra forma de proceder, por favor, llámenos, explíquenos la obra que desea realizar o el problema que tiene y nosotros intentaremos, al menos, asesorarle sobre lo que debería hacer, y si lo desea, ayudarle a llevar a cabo su obra.

 

 

OTROS SERVICIOS

 

Siguiendo esta misma política de transparencia, ofrecemos más servicios que explicamos en las siguientes páginas.

Versión para imprimirVersión para imprimir | Mapa del sitio
© PROYECTOS Y FACHADAS, S.L.P.